miércoles, 26 de enero de 2011

Entrevista Exclusiva Con Chris K. Lendt: "Durante Años Estuve Involucrado En Todos Los Aspectos De Kiss"

Chris K. Lendt formó parte de la Kisstoria prácticamente desde los primeros tiempos. Tras haber ingresado a Glickman/Marks Management Corp. en 1976, con los años se convirtió, nada más y nada menos, en el hombre que tomó el puesto del legendario Bill Aucoin en 1982 y de allí en más manejó los negocios de Kiss hasta el año 1988. Sus experiencias personales, profesionales y sus vivencias junto a la Banda Más Caliente del Mundo lo acreditan de la mejor manera para que no te pierdas ni una letra de todo lo que nos ha contado en esta nueva Entrevista Exclusiva para Kiss Army Argentina a cargo de Marcelo García y Diego Ferreyra.


Chris K. Lendt. 31 de Diciembre de 2010. Carta a Kiss Army Argentina.

Kiss Army Argentina: Hola Chris, un placer poder realizar esta entrevista contigo.
Chris Lendt: Muchas gracias.

KAA: Has tenido una larga historia relacionada con KISS y es inevitable para nosotros tocar ese costado de tu carrera, como te imaginarás.
KAA: Te graduaste en la Universidad del Sur de California en 1975 en Cine, Telecomunicaciones y Administración de Empresas y ya para 1976 estabas de alguna manera trabajando cerca de KISS ¿es verdad?
Chris Lendt: Sí, me gradué como Licenciado en Telecomunicaciones en 1973 y comencé enseguida la carrera de administración de empresas, también en la Universidad del Sur de California; obtuve un master en ese área en 1975. Luego de vivir en Los Angeles por unos meses regresé al área de Nueva York, de donde soy oriundo. Un año más tarde comencé a trabajar para KISS y me uní a ellos en la gira de Destroyer.

KAA: ¿Puedes contarnos cómo comenzó todo? ¿Cómo lograste comenzar a trabajar con KISS y cuál era tu responsabilidad en la organización Glickman/Marks?
Chris Lendt: Respondí un anuncio en el New York Times. Una compañía llamada Glickman/Marks Management Corp. había comenzado a desempeñarse poco tiempo antes como managers comerciales de KISS. Buscaban a una persona joven como ejecutivo de cuenta, para oficiar de nexo entre la compañía y sus nuevos clientes, que eran los miembros de KISS. Fui entrevistado por Howard Marks, Carl Glickman y finalmente, Bill Aucoin. Al comienzo mis responsabilidades no estaban bien definidas. En Glickman/Marks Management querían a alguien que viajara con la banda para ser sus ojos y oídos. Querían saber cómo se gastaba el dinero en las giras, cómo se manejaban las recaudaciones de boletería y que la banda pudiera mantener un contacto con el representante del manager comercial. Luego de unos meses alguien del personal de las giras me puso como sobrenombre “La Presencia” [The Presence].

KAA: ¿Qué sabías acerca de KISS al momento de comenzar a trabajar con ellos?
Chris Lendt: No mucho. Había oído de ellos, y sabía que utilizaban maquillajes y disfraces, pero eso era todo.

KAA: ¿Qué relación tenías con los integrantes de KISS para entonces? ¿Los veías a diario?
Chris Lendt: Sí, nos encontrábamos diariamente. Tomábamos los mismos vuelos, nos sentábamos en asientos contiguos en los aviones, viajábamos en los mismos automóviles, nos quedábamos en los mismos hoteles, y nos veíamos en todos los shows. Siempre sentí que tenía una muy buena relación con todos en la banda. Si bien viajábamos juntos, no era mi tarea ser asistente personal o manager de giras. Estaba claro que mi rol era estrictamente comercial y financiero, y en última instancia me convertí en su manager comercial para las giras.

KAA: ¿Cómo funcionaba la organización KISS en los primeros años? ¿Cómo era la división de responsabilidades entre Bill Aucoin y Glickman/Marks?
Chris Lendt: Glickman/Marks Management tenía a su cargo las funciones tradicionales de un manager comercial, como recaudar dinero; pagar cuentas; analizar los informes sobre regalías; llevar cuestiones contables; controlar las finanzas en las giras; preparar presupuestos, estrategias comerciales para la banda y estrategias financieras en general. Aucoin Management se ocupaba del marketing, promoción, publicidad, arreglos para grabar en estudios y estrategias creativas generales para la banda.

Carta de Chris K. Lendt a Kiss Army Argentina.

KAA: Trabajaste para KISS como vicepresidente de Glickman/Marks Management Corp. y también fuiste manager comercial de la Banda por mucho tiempo. Has recorrido miles de kilómetros con ellos, has visitado más de 25 países y has presenciado unos 800 conciertos... Realmente toda esa experiencia merecía estar en un libro como el que has escrito ("Kiss And Sell")... ¿Cómo has recopilado tantos datos con tanto detalle durante tanto tiempo?

Chris Lendt: ¡Prestaba mucha atención! Estaba fascinado por el mundo en el que me hallaba inmerso, y tenía muchos recuerdos que quería conservar. Siempre presté atención a los detalles, y además tengo buena memoria, lo que me resultó de gran ayuda en la escuela. Y a través de mis años con KISS estuve involucrado muy de cerca en todos sus asuntos. Yo era el hombre de los detalles para la compañía, y trataba a diario no sólo con la banda sino también con sus abogados, contadores, promotores, ejecutivos de las discográficas, agentes de talentos, etc. Contratos, memos, cartas y otros documentos en general pasaban por mis manos.

KAA: KISS es sin dudas una de las Bandas que más merchandise y productos comerciales ha tenido en la historia y seguramente no habrás estado al margen de las decisiones sobre este tipo de cosas. ¿Puedes contarnos cómo eran esas reuniones en donde se debatían nuevos negocios o productos para KISS?
Chris Lendt: Ocurría muy rápidamente. Cuando la banda pasaba por un excelente momento hacia fines de los ’70, a Aucoin llegaban propuestas todo el tiempo. La mayoría se refería a merchandise típico, como juguetes, muñecos, ropa, posters, etc. Las máquinas de pinball [también conocidos como flippers. N. de la T: sus orígenes se remontan al siglo XV] eran inusuales en el sentido de que no constituían un mercado masivo en el que los aparatos se vendieran en grandes cantidades. En realidad, se transformaron en uno de los ítems de colección más buscados, y son un emblema del éxito de KISS. De hecho, sólo se fabricó una pequeña cantidad de aparatos (no recuerdo exactamente cuántos). Estuve involucrado más de cerca con los negocios realizados con la 20th Century Fox en 1980. Firmamos un acuerdo con Fox en los comienzos de su éxito con Star Wars. Todo el merchandising de KISS quedaría en manos de Fox como agente de licencias de KISS, que mantenía los derechos de aprobación.

KAA: ¿Alguna vez estuviste en completo desacuerdo con algunas elecciones comerciales de la Banda? ¿Qué hubieses hecho de otra manera?
Chris Lendt: En retrospectiva, parte del merchandise era demasiado infantil, y perjudicaba la imagen de la banda como grupo de hard rock en aquella época. Se dejaron llevar por el dinero que obtenían rápidamente. Eran pocos los acuerdos que se rechazaban. Como resultado, perdieron credibilidad frente a muchos fans de esa era. Claro, casi todas las bandas tienen hoy ese tipo de merchandise. Tal vez en KISS estaban adelantados a su época. La explotación comercial por parte de artistas musicales es en la actualidad mucho más aceptada. También creo que “The Elder” fue un error. El público de KISS no estaba muy interesado en un álbum con aires taciturnos y místicos de estilo ópera rock. Luego del fracaso del álbum, la carrera de KISS cayó en picada por varios años.

KAA: Hemos leído que durante tus años con KISS tuviste una relación más cercana con Peter Criss ¿Qué tenía de especial Peter para que te acercaras más a él?
Chris Lendt: Peter creció en el duro mundo de Canarsie, un barrio de Brooklyn, Nueva York. Era desertor de la escuela secundaria pero sabía manejarse en las calles. Peter tuvo varios trabajos extraños en las etapas tempranas de su vida, y se desempeñaba como músico desde su adolescencia. Tenía una personalidad muy colorida, salvaje y loca, y en ocasiones volátil. También era muy bueno contando historias. Le encantaba hablar, y yo era un oyente muy atento. Mi crianza había sido diferente: crecí en un suburbio acomodado, y pasé mi juventud estudiando en la universidad. Mi comportamiento era más reservado. Pero los opuestos se atraen. Compartíamos la pasión por los viajes, los buenos restaurantes y lo que Peter llamaba “la buena vida”. Esa clase de química es la que se da en las relaciones más sólidas.


Fotos de la colección privada de Chris K. Lendt: Arriba izquierda: Manager de Polygram y Chris K. Lendt en Brasil, 1983. Arriba derecha: Peter Criss en el Sudeste asiático, 1978 (foto: Chris K. Lendt). Abajo izquierda: Eric Carr ingresando a un cuarto de hotel, circa 1984 (foto: Chris K. Lendt). Abajo derecha: (de izq. a der.) Fritz Postlethwaite, Chris K. Lendt, Debra Criss, Peter Criss, Bill Aucoin y Chuck Elias en la boda de Peter y Debra en el Salón L'Orangerie, Los Angeles, Diciembre de 1979.

KAA: ¿Son ciertas esas historias que dicen que Peter asustaba o preocupaba a quienes trabajaban con él? ¿Qué es exactamente lo que hacía?
Chris Lendt: Sí. La conducta de Peter se había transformado en una amenaza para KISS hacia fines de los ’70. Se estaba saliendo de control. Peter tenía problemas de abuso de drogas que lo tornaban inestable, errático y problemático. Tenía una gran tensión emocional, y buscó ayuda profesional. Sentía que ya no podía trabajar con Gene y Paul ni seguir de gira con ellos. Poco después dejó la banda y comenzó a planear su carrera solista.

KAA: ¿Y cómo era tu relación personal con Paul, Gene y Ace?
Chris Lendt: Siempre sentí que teníamos una relación cordial. Ace tenía mal genio en ocasiones, pero esto se debía en parte a sus problemas con la bebida y otros similares. Paul era a veces algo petulante y temperamental. Gene podía ser muy mandón y ampuloso. Pero casi todas mis experiencias con ellos fueron agradables y salvo raras excepciones, parecíamos llevarnos bien.

KAA: Tras la partida de Bill Aucoin ¿te imaginabas que serías el sucesor o fue algo que te llegó de sorpresa?
Chris Lendt: No, nunca me había imaginado como el sucesor de Bill. Glickman/Marks Management se hizo cargo de la mayoría de las funciones de supervisión y administración que habían estado en manos de Bill. Gene y Paul se encargaron de los asuntos creativos. Por fortuna para mí, tenía un rol clave en la organización KISS como una especie de jefe operativo de asuntos comerciales.

KAA: Hay un capítulo en tu libro "Kiss And Sell" en el que haces foco en Diana Ross, y alguna vez has declarado que la aparición de Diana en la vida de Gene ha hecho impacto de alguna manera en la vida de KISS. ¿Qué recuerdas particularmente de aquellos días?
Chris Lendt: Si no hubiera sido por la relación de Gene con Diana Ross, nunca nos hubiéramos transformado en sus managers comerciales. Si bien no duró mucho, estuvimos involucrados en algunas decisiones clave en la carrera de Diana. Negociamos su contrato con RCA Records y las principales giras internacionales y locales [en Estados Unidos] en las que se embarcó a comienzos de los ’80. A nivel personal, Gene y Diana parecían estar locamente enamorados. A diferencia de sus relaciones románticas previas, esta vez se trataba de una mujer conocida y con grandes logros, y no de una groupie desconocida.

KAA: Tu libro se publicó en plena época del regreso de los 4 originales, al igual que otras publicaciones, pero entre los fans, "Kiss And Sell" siempre fue considerada una gran publicación debido a los detalles que relatas.... Algunos temas seguramente no fueron del agrado de Gene y Paul; ¿has recibido algún llamado de ellos sobre tus dichos en el libro?
Chris Lendt: No; nunca recibí ningún llamado o comentario ni de KISS ni de sus representantes.

KAA: ¿Qué recuerdas de la época en que Peter abandonó la Banda? ¿Qué sucedía internamente en la Banda y cómo se sobrellevaban los problemas desde el lado de los negocios?
Chris Lendt: Peter estaba luchando por construír una carrera como solista. Tenía un acuerdo discográfico con Phonogram International por el que esta compañía se comprometía a producirle un disco, que básicamente se editó en Europa pero no en Estados Unidos. Su carrera solista nunca despegó. Para comienzos de los ’80, había vendido su casa en Connecticut y se había mudado al área de Los Angeles. Luego de eso, prácticamente perdí contacto con él.

Material enviado por Chris K. Lendt a Kiss Army Argentina.

KAA: Luego llegó Eric Carr... ¿Qué puedes decirnos sobre él?
Chris Lendt: Eric era un músico excepcional que energizaba a la banda cuando tocaba la batería. Era una persona de carácter muy agradable y llevadero, y un jugador de equipo. También tenía algunos problemas para entender cuál era exactamente su rol en KISS y cómo era su relación con Gene y con Paul. No era entonces sorpresa que se sintiera a la sombra de ambos. Eric se unió a KISS como un completo desconocido, cuando KISS ya era una superbanda. Ese ajuste habría sido igualmente difícil para cualquiera.


KAA: ¿Cuál fue el mejor momento que viviste con KISS mientras trabajabas para ellos? Imaginamos que entre tanto trabajo y tantas ocupaciones y responsabilidades habrás vivido momentos divertidos con ellos... ¿Recuerdas alguno en particular?
Chris Lendt: Algunas de las situaciones más divertidas ocurrían mientras viajábamos. Durante la gira por Canadá en 1977, alquilamos un avión Convair [N. de la T: entiendo que tipo jet] que parecía tener unos cuantos problemas mecánicos. En una ocasión, el copiloto permitió al guardia de seguridad de Gene tomar su lugar en los controles. Alguien le gritó a Gene: “¡Ey, Gene, mira quién está manejando el avión!”. Gene pudo ver al guardia tras los controles en la cabina, y se puso como si estuviera a punto de tener un infarto. Para empezar, Gene detestaba volar, y lo aterraban los aviones pequeños. En cuanto a Peter, durante la gira de Dynasty en 1979, siempre llegaba a los aeropuertos envuelto en frazadas y abrazando una almohada. Estaba exhausto por haber permanecido despierto varios días. Tenía que ser subido a bordo como un inválido. La escena era realmente extraña, especialmente al ver la reacción de los demás pasajeros.

KAA: ¿Compartías mucho tiempo libre con KISS durante las giras o ellos estaban por un lado y la gente de negocios por otro?
Chris Lendt: Sí, sin dudas. Durante los primeros años con frecuencia íbamos juntos al cine, a jugar al bowling, a restaurantes, shoppings, clubes y a veces, a ver shows de otros artistas. Como comento en mi libro, viajé con Peter y con su [por entonces] esposa Lydia a Hong Kong, Bangkok y Singapur. En el área de Nueva York, visitaba a los otros miembros de la banda en sus casas en muchas ocasiones, para fiestas y reuniones. En una ocasión estuve en la casa de la señora Florence Lubowski, la madre de Gene, para una cena de Séder Pascual [marca el comienzo de la Pascua Judía]. Recuerdo haber asistido a muchas fiestas y cenas en las que los anfitriones eran los miembros de KISS, su compañía discográfica, Bill Aucoin, Howard Marks, Carl Glickman u otras personas de su círculo.


Tarjetas de Chris K. Lendt enviadas a Kiss Army Argentina.

KAA: ¿Qué cosas cambiaron internamente en KISS cuando Ace y Peter dejaron la Banda? ¿Cómo modificó eso la manera de hacer negocios para KISS?
Chris Lendt: Con la partida de Peter y de Ace se eliminó gran parte de los roces y de la incertidumbre. La banda pasó a ser Gene y Paul y dos músicos contratados. Estaban mucho más enfocados y disciplinados. Todo estaba más orientado a los negocios. La química creativa no era la misma, pero de no haber realizado esos cambios, resulta difícil pensar que KISS podría haber continuado.


KAA: ¿Cómo se vivían los días en la banda durante la grabación de Creatures Of The Night? ¿Cuántos guitarristas viste pasar por el estudio?
Chris Lendt: La mayor parte del álbum se grabó en LA, y yo no estuve presente personalmente en esas sesiones. Por lo que oí, estaban bajo mucha presión para hallar un reemplazo rápidamente.

KAA: ¿Puedes contarnos algo sobre Vinnie Vincent? No debe haber sido fácil tampoco trabajar en la Banda con él...
Chris Lendt: Vinnie era un gran guitarrista y compositor. También hizo muchos coros. Pero nunca pareció satisfecho con su situación. Gene y Paul lo restringían, lo que molestaba a Vinnie. En poco tiempo, Vinnie presentó varias demandas judiciales en las que alegaba haber sido engañado con las regalías que le correspondían como compositor. Eso verdaderamente complicó las cosas, y fue el principio del fin para Vinnie.

KAA: Tal vez recuerdes el fallido intento de que KISS visitara Argentina en 1983 ¿Qué puedes contarnos de esa frustrada visita? ¿Cómo se llevaron a cabo las negociaciones?
Chris Lendt: Menciono este tema detalladamente en el libro. Estábamos tratando con un empresario que realmente no tenía experiencia en la puesta en escena de un show de la magnitud de KISS. Era exitoso como productor teatral en Argentina pero no tenía ni la organización ni el capital para producir shows de estadio para una banda de rock de gran magnitud. En esa época, además, había demasiados obstáculos en su camino, referidos al gobierno [N. de la T.: Argentina regresa al sistema democrático de gobierno a fines de 1983 luego de casi 10 años de dictadura militar], como el control de cambio, la burocracia y la inestabilidad política [N. de la T: durante la dictadura, en el mando se sucedieron distintos militares], y también, falta de producción, de equipamientos de luces, sonido y escena. Terminó siendo un emprendimiento demasiado riesgoso.

KAA: Luego de trabajar tantos años para KISS, ¿puedes decirnos a tu criterio qué cosas rescatas de cada uno de sus integrantes?
Chris Lendt: Paul y Gene son sobrevivientes. Perseveraron durante tiempos muy difíciles. Y siempre estuvieron dispuestos a asumir grandes riesgos para seguir adelante. Son sin dudas dos de las personas más dedicadas que conozco. Paul era el más artístico. Tenía buen ojo para el arte y el diseño, y también talento para la música y para tocar. Gene era creativo y con un criterio comercial al mismo tiempo, lo que constituía una combinación única. Siempre estuvo fascinado por el potencial comercial de los emprendimientos creativos. Peter era una persona muy sociable y llevadera, que en sus mejores épocas lograba conectarse con la gente a nivel emocional. Ace siempre representó el lado más “fiestero” y más libre de espíritu en la banda.

Chris K. Lendt (tercero desde la izquierda) en Scheveningen, Holanda, 1984, junto a Kiss.

KAA: Trabajaste para KISS hasta 1988, ¿es esto exacto? ¿Por qué te marchaste?
Chris Lendt: Trabajé para KISS hasta 1988. Mi compañía, Glickman/Marks Management, fue despedida como encargada del management comercial en 1988. KISS entabló una serie de demandas judiciales contra la compañía (no contra mi persona), que se resolvieron en 1990. Howard Marks falleció repentinamente de un ataque cardíaco y Carl Glickman llegó a un acuerdo financiero con la banda. Para ese entonces, la compañía ya había cerrado sus puertas, y el manager de KISS era el Dr. Jesse Hilsen, el psiquiatra de Paul. Ya no había lugar para mí.

KAA: ¿Cual es tu visión de KISS en la actualidad? ¿Has escuchado Sonic Boom?
Chris Lendt: Realmente no soy seguidor de la banda. Dos de los miembros actuales son personas a las que no conozco. Creo haber oído una canción de Sonic Boom. Al igual que la mayoría de las bandas de rock, sus canciones más características y la música que las define surgieron en las primeras etapas de su carrera. Verdaderamente admiro el hecho de que Gene y Paul hayan podido establecerse y continuar de gira como una de las bandas más exitosas del mundo.

KAA: ¿Tienes planes para editar una segunda parte de "Kiss And Sell"? ¡Material seguramente tendrás de sobra!
Chris Lendt: No. Creo que el libro es muy completo con mi historia y con lo que fue el fenómeno KISS en su apogeo.

KAA: ¿Cómo tomaban los otros miembros de KISS durante los años 80 que Gene estuviera siempre pendiente de sus participaciones en películas o produciendo bandas? ¿Provocaba esto algún malestar, especialmente en Paul, quien fue el principal responsable de mantener con vida a KISS por esos años?
Chris Lendt: Paul creía que Gene estaba tratando de abarcar demasiado al tomar tantos proyectos externos, como la actuación en cine y la producción de bandas. Al mismo tiempo, Paul probablemente haya deseado poder hacer algunas de esas cosas. Probó actuar en cine y producir bandas, pero Gene se dedicó a esas cuestiones de manera mucho más decidida y firme.

KAA: ¿Qué ocurrió cuando dejaste de trabajar con la banda? ¿Mantuviste contacto con ellos? Seguramente en el momento de editar tu libro habrá habido algún contacto con la Banda, ¿no?
Chris Lendt: No. Mi único contacto con KISS desde entonces fue una llamada telefónica de Gene hacia 1995. Había oído que yo estaba escribiendo un libro, y sentía curiosidad al respecto. Le dije que se trataba del negocio de la música, pero no di más detalles. Hablamos unos minutos, y eso fue todo. “Kiss and Sell” fue publicado unos dos años después de eso.

KAA: ¿A qué te dedicas en la actualidad? ¿Ejerces la docencia?
Chris Lendt: Sí, soy profesor adjunto en marketing en la Universidad de Nueva York desde los ’90. También soy consultor para compañías y artistas en el área de medios y entretenimiento, y administro inversiones por mi cuenta.

KAA: ¿Te ha quedado alguna asignatura pendiente en la vida?¿Algo que hayas querido lograr y aún no hayas conseguido?
Chris Lendt: Disfruté enormemente mis años con KISS. Fue un período definitorio en mi carrera, y sin duda, parte de la mejor época de mi vida. Nunca podré repetir esa experiencia. Sólo el tiempo dirá si logro hacer algo que sea igualmente reconfortante.

KAA: ¿Puedes dedicar unas palabras a KISS Army Argentina?
Chris Lendt: En KISS son muy afortunados de tener fans devotos en todo el mundo, incluyendo la Argentina. Su apoyo ha hecho que fuera posible para KISS reunirse y tocar en todo el mundo nuevamente. Y a nivel personal, he visitado Buenos Aires en dos ocasiones, la más reciente en 2001, y es una de mis ciudades favoritas.

KAA: Chris, ha sido un placer. Muchas gracias por tu amabilidad y tu tiempo.
Chris Lendt: ¡Buena suerte en 2011!


Un agradecimiento muy especial a Chris K. Lendt, por su formidable amabilidad, cordialidad y profesionalismo al concedernos esta entrevista exclusiva y al enviarnos material tan interesante.

Entrevista a cargo de Marcelo García y Diego Ferreyra para Kiss Army Argentina.
Traducción de la entrevista: Mariana I. Abello "MIA" para Kiss Army Argentina.
KISS ARMY ARGENTINA